En el año 1998, el Gobierno de Navarra aprobó un Plan Director de Residuos con objeto de mejorar el tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en la comunidad incentivando la creación de Mancomunidades para la gestión de los mismos mediante la subvención de las inversiones necesarias para la puesta en marcha de servicios Mancomunados de Recogida y Tratamiento de RSU.

Como respuesta a este Plan se creó en octubre de 1989 la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera, regulándose su funcionamiento como un ente público mediante sus correspondientes Estatutos, con la misión inicial de realizar el Servicio de Recogida de Basura para toda la Ribera Baja de Navarra, pero a la vez con el objetivo de abrir una puerta para la realización conjunta de futuros servicios públicos.

Los Municipios que la componen son los 19 de la Ribera Baja de Navarra: Ablitas, Arguedas, Barillas, Buñuel, Cabanillas, Cascante, Castejón, Cintruenigo, Corella, Cortes, Fitero, Fontellas, Fustiñana, Monteagudo, Murchante, Ribaforada, Tudela, Tulebras y Valtierra.